viernes, 29 de noviembre de 2019

La cadena de Adrian McKinty



Sinopsis 
Como una mañana cualquiera, Rachel deja a su hija en la parada del autobús. Pero una llamada de un número desconocido lo cambia todo: una mujer le informa que tiene a Kylie secuestrada y que, si quiere verla de nuevo, deberá seguir sus instrucciones al pie de la letra: primero, pagar un rescate; segundo, secuestrar a otro niño. Quien llama es también una madre cuyo hijo ha sido secuestrado, y si Rachel no cumple con las reglas, el niño morirá, y su hija también.

Rachel ya forma parte de La Cadena, un mecanismo que convierte a padres de familia en víctimas y a su vez en criminales, y que está haciendo a alguien muy rico en el proceso. Ella es una mujer corriente, pero en pocas horas los acontecimientos la llevarán hasta límites impensables y la obligarán a hacer algo terrible.

Los creadores de La Cadena saben que unos padres harán todo lo que está en sus manos por sus hijos. Pero no contaban con cruzarse en el camino de una mujer decidida, valiente y superviviente como Rachel. Porque, si alguien puede romperla, ésa es ella.

Reseña
Hoy en día existen tres maneras a mi ver, de obtener una lectura: El libro lo eliges en una librería y/o biblioteca, basándote en tus propias impresiones; otra manera es en base a un constante bombardeo de los medios de comunicación, que venden al escritor o la obra como excelentes; la tercera es la recomendación por parte de alguien cercano.
Este libro llego a mis manos de esta manera, gracias a un blog, que suele acertar en sus predicciones: Susurros de Bibliotecas.

La obra tiene un inicio muy especial, nos atrapa de una forma fuera de lo común o tal vez no, en este género: el secuestro de la hija de Rachel, la que será nuestra protagonista, y a la que seguiremos a través de las tres partes que conforman la novela.

Podría intentar describiros las capacidades de autor para crear personajes más o menos creíbles, o tal vez como desarrolla la trama en unos escenarios casi perfectos, o si su guion es coherente, pero eso lo dejo a la interpretación de cada uno de los lectores de esta novela.

¿Qué tiene entonces de especial este libro? pues un poco de todo, sus protagonistas, sus escenarios, pero lo más destacable es el argumento.

El autor utiliza dos elementos que sobresalen:
El instinto de protección inherente a cualquier especie respecto a su prole, poniéndonos en una situación en la que nos planteemos hasta qué punto se puede forzar a alguien para realizar actos que nos repugnarían cometer normalmente
El otro es sencillamente, esa obsesión casi enfermiza, de necesitar la aprobación o más bien la comunicación con otras personas: cartas en la antigüedad, y hoy en día algo tan habitual como los medios de comunicación móviles y sobre todo las redes sociales. Y es que todo se cuenta, se dice o se difunde a través de redes tan conocidas como Facebook, Instagram, Twitter ...

Atrapado en la lectura me encontré en ocasiones pensando que la idea era extremadamente original, la cadena, esa concatenación de secuestros, rescates y diversos crímenes realizados con una sola intención por los criminales; por un lado, su beneficio económico, y por otro intentan saciar su sed de poder, un poder mas allá de lo material, buscando su autosatisfacción narcisista y sádica.
Esta novela es muy recordable, porque su trama es especialmente original, y esta además muy bien desarrollada, aunque al final en su tercera parte, se detecta cierto apresuramiento por acabar.

Si yo fuera este libro quisiera poder ayudar a las vicitmas, para superar las ataduras de la cadena, sin sufrir sus consecuencias

2 comentarios:

  1. si sigues los consejos de Susurros acabaras mal, tiene buenisimas recomendaciones!! jaja, tambien la anoto, saludosbuhos!

    ResponderEliminar
  2. Como le dije a Susurros, no me tienta demasiado en estos momentos...
    Besos.

    ResponderEliminar