domingo, 19 de mayo de 2019

Ragdoll (Muñeco de trapo) de Daniel Cole


Sinopsis
«Ragdoll, el muñeco de trapo» es el nombre con el que los medios sensacionalistas han bautizado al macabro hallazgo en un piso vacío de Londres. Cuelga del techo mediante unos hilos, apunta con un dedo hacia la ventana y está hecho con «retales» de seis personas, cosidos para formar un solo cuerpo del que solo han podido identificar la cabeza. ¿Quiénes eran las otras cinco víctimas? ¿Y por qué el dedo del Ragdoll señalaba hacia el apartamento de enfrente, donde vive el detective William Fawkes, alias Wolf?
Casi inmediatamente después del macabro hallazgo, el asesino hace llegar a la prensa una lista con sus seis próximas víctimas y el día en que las matará.
El detective y su equipo, presionados por sus superiores y acosados por la prensa, deben descubrir por qué fueron asesinados y que tienen en común para desenmascarar al culpable antes de que cumpla su amenaza.
Un malévolo juego del gato y el ratón con un asesino que desafía a la policía y un país entero que contiene el aliento... Y es que esa mente perversa siempre va un paso por delante.
Un peligroso desafío en el que es imposible no involucrarse.

Reseña
Este libro, posiblemente os atrape inicialmente por su portada y después os haga sucumbir la sinopsis, que está muy acorde con el título.
Si tenemos en cuenta que, hoy en día, estamos rodeados de series televisivas de intriga y/o policíacas, con un trasfondo lleno de crímenes extraños e impactantes, llenos de hechos truculentos, con superdetectives acompañados de expertos forenses y un equipo excepcional que encuentra pistas y soluciones... donde es imposible encontrarlos, no nos extrañará que muchos escritores empleen esas mismas premisas para su inspiracion, dando como resultado, en este caso, un libro excepcional.
Y es que ese es precisamente el origen de esta novela.
Fue escrita inicialmente como guion, pero acabó como novela, aunque según creo su aventura no queda ahí, ya que he leído que va a servir como base de una serie televisiva.

Pero volviendo al tema que nos ocupa... creo que es hora de empezar con mis impresiones.

Ragdoll es un libro cuya acción se desarrolla de una manera trepidante desde el principio, acción que no decae a lo largo de toda la narración, y que posee un final digno de una película de acción.

Respecto a los personajes tendremos un pequeño problema, en ocasiones nos parecerán pocos; en otros momentos demasiados, y en general, hay momentos en los que nos cuesta decidir si realmente el protagonista es Will o cualquier otro de los personajes que aparecen a lo largo del texto.
Con esto, lo que quiero decir, es que no está definido un personaje central. 
El autor a lo largo de la novela nos engaña, y en ocasiones llegamos a pensar que no existe un protagonista. Esta característica nos permite, de algún modo, conectar y quedarnos con aquel personaje que más nos guste.

El argumento es increíble.
En esta novela tenemos, desde el principio, dos lineas de trabajo: investigar cuales son los asesinados que conforman el 'Ragdoll', y por otro, tenemos que 'investigar' cuáles son los motivos por los que el asesino atacará a los nuevos conformantes del nuevo muñeco que se propone crear, siendo además uno de ellos, un actor principal de la novela.

El estilo narrativo nos facilita su lectura, ya que no está plagado de tecnicismos ni complejos diálogos. El humor tampoco está excluido, pero tal vez nos cueste identificarlo de forma clara, ya que éste es típicamente inglés.

Otra de las cosas que nos encontraremos es que no existe un exceso descriptivo de escenas truculentas, ni conversaciones superfluas.

Los giros, que son habituales en estas novelas, son pocos, pero aparecen en los momentos adecuados, lo cual nos mantendrá atados a la lectura sin estresarnos.

Si necesitamos leer una novela del género thriller, en la que no se incida constantemente en los dramas personales de los detectives, y donde lo importante es la trama y no las causas, esta es una buena opción; la novela es ágil de leer y muy entretenida.


Si yo fuera este libro no me fiaría de nadie, y desde luego, no me gustaría fgurar en la lista del asesino.

domingo, 21 de abril de 2019

Lolita de Vladimir Nabokov


Sinopsis
La primera edicion de Lolita apareció en París en 1955, publicada por Olympia Press, una editorial con acreditada gama de pornográfica. La novela fue prohibida en Francia y en Inglaterra, y hasta tres años más tarde no pudo publicarse en Estados Unidos. Aunque enseguida fue muy alabada por escritores como Lionel Trilling y Graham Greene, los adjetivos de «escandalosa», «inmoral», «decadente» y «ultrajante» acompañaron largo tiempo a Lolita, actualmente ya considerada como una obra maestra indiscutible de la literatura universal.
La historia de la obsesión de Humbert Humbert, un profesor cuarentón, por la doceañera Lolita es una extraordinaria novela de amor en la que intervienen dos componentes explosivos: la atracción «perversa» por las nínfulas y el incesto. Un itinerario a través de la locura y la muerte, que desemboca en una estilizadísima violencia, narrado, a la vez con autoironía y lirismo desenfrenado, por el propio Humbert Humbert. Lolita es también un retrato ácido y visionario de los Estados Unidos, de los horrores suburbanos y de la cultura del plástico y del motel. En resumen, una exhibición deslumbrante de talento y humor a cargo de un escritor que confesó que le hubiera encantado filmar los pic-nics de Lewis Carrol.

Reseña
Debido a varios factores me he embarcado en la ardua tarea de reseñar esta novela; primero es un libro que por su mala fama es muy reseñado, por otro lado la curiosidad por conocer al autor y por último, poner esta lectura al principio de esa larguísima lista que todos los ávidos lectores tenemos que me retrasaba en su lectura, pero gracias al pequeño empujón de Susurros de Bibliotecas y de su taller de lectura de marzo, me zambullí en ella.

Es difícil dar una opinión una vez leído el libro, y de lo más complicado no ofender con ella a otros lectores, ya que es el argumento de la novela lo que genera controversia; su lectura produce múltiples sensaciones y opiniones.
Cuando se acaba la lectura nos damos cuenta de que la novela no es reflejo de lo que piensa el autor; él no toma parte, es un simple narrador, son las ideas de su personaje lo que nos provoca cierto malestar, pero hemos de tener en cuenta que al igual que la luz puede cambiar de color al atravesar un prisma, nosotros cambiamos de opinión a medida que leemos. 
En ocasiones nos da la sensación de que no sabemos leer o interpretar lo leído, pues tan pronto pensamos que Humbert se aprovecha de todos los que le rodean, como el resto también se aprovechan de él, incluyendo a Lolita, aunque ella lo haga por otros motivos y no desde el principio. Todos los personajes evolucionan, tal vez no en lo básico, pero sí cambian los matices de su actuación.

De Nabokov, cabe destacar que nos puede gustar su narrativa, llena de una riqueza descriptiva inmensa, donde el uso de los adjetivos y la prosa poética es muy destacable, así mismo puede convencer la manera con que el autor usa la primera persona. El protagonista es el narrador principal,  no nos cuenta una crónica de su vida, para él lo que narra es un alegato para defender sus actos. Lo más curioso es que el crimen del que se defiende y del que se le acusa no es el que todos tenemos en mente cuando empezamos a leer el libro.
Esto último es un factor a tener en cuenta, el problema de muchos reseñistas es la predisposición a no aceptar ideas y puntos de vista de otros.

Nabokov se pasó toda su vida defendiendo que el libro no era una justificación o una defensa de lo que hace Humbert Humbert, y su forma de vivir y pensar; así como de la acusación de que Lolita era una femme fatale
Su intención era escribir un libro donde se hablara o más bien se criticara esa postura puritanista americana, que perdura en muchos sitios todavía, y donde muchos miraban a otro lado, por no considerar que tuvieran que hacer algo para cortar en seco esas actitudes y hechos.
Hay  quienes culpan a Humbert de pervertir a Lolita y al revés, sin embargo dejo esa polémica a la sabia opinión de los lectores, sesudos literatos y psiquiatras, para que llenen plúmbeas e intragables tesis y estudios.
A la hora de leer este libro me centré más en cómo narraba y sí realmente era un libro para crear tanta polémica, y sinceramente, tal vez en su época fuera transgresor, pero viendo algunos libros actuales y ojeando su contenido, teniendo en cuenta a que público van dirigidos, yo me preocuparía más por otros títulos. 
La cantidad de libros 'modernos' donde priman las descripciones explicitas e impera el desprecio por la mujer y sus derechos, y donde no existe ninguna ética son muchos; además son clasificados como lectura 'imperativa' por algunos que los recomiendan a personas que yo no consideraría formadas emocionalmente, siendo escritos de una forma narrativa pésima, poseyendo un argumento 'hueco', y a medida de ciertas editoriales que venden a peso.

Nabokov exponía unas actitudes y hechos que supongo vio alrededor, en su entorno, y a lo largo de sus viajes por Estados Unidos, solo expuso, no defendió tales situaciones o actuaciones, y además lo hizo con una narrativa llena de insinuaciones y formas literarias precisas, sin caer en un lenguaje sórdido, ni en la necesidad de contar explicitamente las escenas.

Éste es un libro que necesariamente hay que leer con calma, puesto que hay muchas cosas que se cuentan de fondo. 
La forma narrativa como digo es excepcional, pero si nos ponemos a pensar, si analizamos el comportamiento del resto de los personajes, que rodean a los protagonistas principales, veremos que no es solo lo que se cuenta sino lo que se esconde detrás de todo lo que se cuenta.


Si yo fuera este libro intentaría ver más allá, y pensar qué es lo que realmente nos cuenta el autor.

viernes, 5 de abril de 2019

¿sabes quién es? de Karin Slaughter


Sinopsis
¿Y si la persona a la que mejor creías conocer se convierte en alguien que no conoces en absoluto? 
Andrea Oliver lo sabe todo sobre su madre, Laura. Sabe que pasó toda su vida en el pequeño pueblo costero de Gullaway Island; sabe que lo único que ha querido siempre es vivir una vida tranquila como pilar de la comunidad; sabe que nunca ha ocultado un secreto en su vida. Y es que todos conocemos a nuestras madres, ¿no es así?
Sin embargo, todo esto cambia cuando acude un sábado por la tarde al centro comercial, donde se desencadena la violencia, y Andrea ve de repente una cara completamente diferente de Laura. Y es que resulta que antes de que Laura fuera Laura, era alguien distinta poro completo. 
Durante casi treinta años ha estado escondiendo su anterior identidad, disimulando, con la esperanza de que nadie la encontrara jamás. Pero ahora ha quedado al descubierto, y nada volverá a ser lo mismo.
Veinticuatro horas después, Laura está en el hospital: le ha disparado un intruso que había pasado treinta años intentando seguir su rastro, y descubrir lo que sabe. Andrea realiza un desesperado viaje siguiendo las huellas que llevan al pasado de su madre. Y, si ella no puede destapar los secretos allí escondidos, tal vez no haya futuro para ninguna de las dos.

Reseña
Es curioso que en ocasiones te suene mucho el nombre de un autor y no logres relacionarle con ninguna obra suya, pero sí con un género en concreto. 
Lo más normal es que eso ocurra con autores que publican una obra por año y al constante bombardeo editorial.
Precisamente, eso es lo que me ha sucedido con esta autora.
 
Hace unos años tuve la oportunidad de leer otro libro suyo; lo cierto es que el nombre me sonaba muchísimo, pero no lograba recordar de qué. 
Fue al repasar en el blog los autores reseñados cuando caí en la cuenta de que tenía una saga suya a medias de leer. Tras repasar el comentario que hice en su día, recordé las buenas sensaciones que me había dejado, y me lancé a esta nueva aventura.

Este libro tiene, además de una portada inquietante, una sinopsis de esas que te intrigan sin llegar a contar nada, lo cual se agradece, puesto que últimamente son difíciles de encontrar y parece que la técnica editorial sea hacer un resumen demasiado extenso de lo que te encontrarás dentro.

En esta novela a través de la aternancia de la narración, a dos épocas distintas muy relacionadas, se nos cuentan dos historias diferentes.
Andrea descubre la cara oculta de su madre, y a través de su progenitora nos sumergimos en la vida de una revolucionaria o una persona completamente sometida a la voluntad de una secta u organización violenta.
Sinceramente, los personajes están un poco forzados, pero aun así son creíbles; las situaciones, los hechos tal y como se nos narran son bastante realistas, pero no se profundiza en ellos, lo cual permite que la secuencia, la evolución no sea lenta.
Es un libro que se deja leer, es ameno, no se nota apenas la existencia de cierta monotonía como te encuentras en otros de índole similar.

La autora usa una prosa bastante dinámica, y este thriller se convierte en una especie de película en la que la acción no decrece un ápice; todo lo contrario, avanza sin perjudicar el contenido.

Seguramente es una historia que solo aporta entretenimiento, pero es eso lo que se ha de buscar, algo que nos haga desconectar de la realidad. 
En algunas ocasiones el género policíaco o de intriga se ha convertido en un escaparate de los defectos humanos: alcohol, depresión, violencia; y en otras muchas las estanterías terminan inundadas de obras cuyos protagonistas son inspectores, detectives y/o policías traumatizados, lo cual hoy en día y viendo la realidad que nos rodea, termina repercutiendo en los lectores, mostrándonos una socidedad decadente moralmente que nos satura...
Por eso este libro es recomendable, por su sencillez y a la par por su atrayente intriga.

Si yo fuera este libro no querría caer en manos de Nick, es preferible la vida de Andrea.