domingo, 22 de abril de 2018

Asesinato en el laberinto de J. J. Connington


Sinopsis

La finca de Whistlefield es famosa no solo por su belleza, sino también por el laberinto vegetal que diseñaron sus primeros propietarios. El recorrido, delimitado por altos setos que se entrecruzan en caminos sin salida o que regresan al punto de partida, conduce a dos centros distintos en los que un cómodo banco recompensa a quienes logran alcanzar la meta. Y es allí donde, en una calurosa tarde de verano, aparecen los cuerpos sin vida de Roger Shandon —el dueño de la heredad— y de Neville —su hermano gemelo y conocido abogado—, ambos asesinados con la misma arma: un dardo impregnado de curare. Dado que todos los miembros de la familia, los únicos capaces de orientarse en el laberinto, parecen tener una sólida coartada, serán necesarias una mirada aguda y una inquebrantable profesionalidad para averiguar quién ha cometido el extraño doble crimen. Cualidades que, inteligentemente disimuladas bajo una apariencia anodina, el jefe de policía Sir Clinton Driffield posee en extraordinaria medida.

Reseña
J. J. CONNINGTON (Glasgow, 1880-1947) es el seudónimo de Alfred Walter Stewart. Fue profesor e investigador químico en diversas universidades y sus novelas, (unas 70), fueron admiradas por algunos de sus más ilustres contemporáneos, como Dorothy L. Sayers o John Dickson Carr.
Después de esta pequeña introducción podemos hacernos a la idea de que existe una gran cantidad de autores desconocidos, tal vez por poca difusión o por ser actualmente considerados caducos. 
Sin embargo no está de más, leer algunas de esas novelas olvidadas para encontrar párrafos como la siguiente:
- Lo que falla en tu manera de ver este asunto, Escudero, es que pretendes tratar un crimen real como si hubiese salido de una novela de detectives. En un relato detectivesco, te lo encuentras todo bien tamizado, -el autor solo expone las cosas que son relevante para la historia. Si no seleccionase su material, el libro sería demasiado largo y nadie tendría la paciencia de esforzarse en terminarlo. El resultado es que las pistas importantes se van lanzando como si estuviesen bajo un foco, siempre que el lector tenga algo de inteligencia.- Hizo una pausa para encenderse un cigarro antes de continuar-; En la vida real, esas simplificaciones no están en absoluto. Lo que te encuentras es una masa de cosas que te lanzan a la cabeza a modo de evidencias, y al final nueve de cada diez resultan ser por completo irrelevantes.
Desde mi punto de vista todo un análisis sobre la forma de escribir una novela policíaca.Y es que este autor, fue uno de los primeros escritores del género que aplicó lo que se ha denominado como el método científico, a la resolución de los diversos crímenes de sus novelas.
En esta obra el protagonista, Sir Clinton Driffield es una especie de Sherlock Holmes, pero cuyo mayor interés es pasar completamente desapercibido, y acompañado de un inspector de policía que hará el papel de Watson, al que Clinton se refiere en la mayor parte de la novela como 'Escudero', va desentramando el motivo, causa y desenlace de la novela.

Novela que tenemos que ubicar en el tiempo y lugar adecuados, pues se puede destacar que los personajes tienen una patina victoriana, de la cual no pueden desprenderse.
La trama es magnífica, es compleja, está bien estructurada y desde luego es muy original, todos los personajes tienen un aire de aristocrática decadencia, incluso el servicio y los criados tienen ese aire.

La intriga no decae, una novela al estilo de las novelas de Doyle, pero un poco más modernizada y desde luego, con un ambiente de principios del siglo XX, muy bien descrito. 
Un crimen de los denominados 'Misterios del cuarto cerrado', con un final sorprendente y que espero que os descubra una forma distinta de ver la honradez de un caballero recto y victoriano.

Si yo fuera este libro, me gustaría que me leyeran en cada uno de los centros del laberinto, en una fresca mañana de verano.

sábado, 14 de abril de 2018

La casa torcida de Agatha Christie


Sinopsis
Tres generaciones de la familia de Arístides Leónides, multimillonario griego, conviven en Inglaterra, en una curiosa mansión de estructura inclinada que el magnate hizo construir para este fin. Una multitud de personajes se entremezcla en los pasillos y las estancias de la casa, incluidas la joven y hermosa Brenda, segunda esposa del anciano patriarca, y Sophia, su más avispada nieta, cuyo futuro suegro es comisario de policía. La paz hogareña se trunca cuando Arístides es envenenado, ya que se sospecha que el culpable ha de ser alguien de la familia.
Sophia exigirá entonces a Charles, su prometido, que haga lo posible por esclarecer el asesinato, ya que no podrá casarse con él hasta que el asunto haya sido resuelto. El caso, que contará con el apoyo del padre de Charles y del inspector jefe Tavener de Scotland Yard, se complicará con más muertes y con el hecho de que nadie tiene una firme coartada.
Reseña 
Durante el mes de abril en el blog de susurros de bibliotecas, se propuso la lectura de dos obras de Agatha Christie, en las cuales no aparecen ninguno de los dos famosos investigadores creados por ella.
En esta novela encontraremos los elementos comunes de la mayoria de su obra: 
* Un gran elenco de personajes.
* Combina la mezcla de distintos estamentos sociales.
* Un sorprendente final.

Esta genial autora del genero policíaco, es un ejemplo a seguir por cientos de escritores que han imitado su estructura argumental, y muchos de sus personajes se han convertido en arquetipos del género.
Tenemos multiples ejemplos de detectives excéntricos, duros inspectores de policía, criados/ ayudantes fieles, fisgonas y cazafortunas en cientos de libros de autores más jóvenes.

Otra característica destacable: los capítulos son breves, nos mantienen atrapados y pendientes de cada una de las evoluciones de la trama.
Tal vez una de las cosas mas destacables de las novelas policíacas de Agatha Christie, es su sencillez. No existen unas tramas complejas donde la política, la religión o la moral se encuentren en los personajes protagonistas.

Otra cosa destacable de Agatha y sus novelas, es que el lector se ve atrapado de tal manera, que no para de buscar al posible asesino, dando tumbos de un capítulo a otro y cambiando entre posibles culpables.
En esta historia, nos encontraremos un poco de todo lo antes mencionado, siendo destacable que no necesitemos conocer la vida y  milagros de sus famosos 'detectives' creados por esta prolífica autora.
Os recomiendo que de vez en cuando se lea uno de estos libros, sencillamente recrearnos con un clásico, nos ayuda a encontrar sentido a muchas tramas actuales del género.

Si yo fuera este libro, no buscaria al culpable, siempre se encuentra, aunque nunca acertemos a la primera.


lunes, 2 de abril de 2018

La historia de Lisey de Sthephen King


Sinopsis
Hacía casi dos años que Lisey Debusher Landon había perdido a su marido Scott, después de veinticinco años de matrimonio y de una intimidad tan profunda que a veces les daba miedo. Scott había sido un escritor muy premiado y de gran éxito y también un hombre complicado. Al principio de su relación, Lisey tuvo que aprender mucho de él sobre libros, sobre sangre y sobre dálivas. Más adelante supo que había un lugar donde Scott se refugiaba, un lugar que cerraba sus heridas y le aterrorizaba a la vez, que le inspiraba todas las ideas que necesitaba para vivir pero que también podría devorarle. Ahora le toca a Lisey enfrentarse con los demonios de Scott. Le toca a Lisey viajar a Boo'ya Moon. Lo que había empezado con la decisión de la viuda de ordenar los papeles de su marido famoso se convierte en un viaje casi mortal hacia la oscuridad que él habitó... La historia de Lisey, probablemente la novela más personal y más intensa de Stephen King, explora los orígenes de la creatividad, la tentación de la locura y el lenguaje secreto del amor.

Reseña
No voy a decir que sea un acérrimo defensor de King, uno de esos fans que defienden a capa y espada a este autor y además "exigen" la obligada lectura de toda su obra, porque creo que este autor ha sufrido muchos altibajos en su carrera literaria.
Su obra más conocida y alabada es la de su juventud, sin embargo, de vez en cuando encontramos alguna joya en su obra posterior, como esta en particular de 2006.

Respecto a su desarrollo, no inventa nada nuevo, sigue utilizando su fórmula maestra: personajes con los que el lector se identifica fácilmente, o si no se identifica, puede imaginarlos sin complicaciones; escenarios sencillos, también muy fáciles de visualizar; y por otro lado, un desarrollo de los hechos totalmente creíble. 
King es un maestro de las palabras, no necesita frases grandilocuentes ni párrafos muy extensos para ponernos en situación.

Por otro lado en su faceta de maestro del terror, con simples palabras, describe situaciones, momentos que se fijan en tu memoria y es capaz de hacer que no pares de mirar por encima del hombro tras de ti, o enciendas todas las luces revisando repetidamente cualquier lugar susceptible de esconder un monstruo (he reordenado tantos armarios, que no creo que quepa ni un bichejo, pero por si acaso...).

En esta obra King utiliza dos mundos, dos tiempos (pasado y presente) y una única protagonista principal: Lisey, sobre la que gira toda la historia, la cual contada en su mayoría, en tercera persona, soporta el trabajo de conducir al lector, por toda la trama.

La protagonista entra y sale de ambos mundos, contándonos en ambos la vida secreta de su marido fallecido, historia cuyo final, incluso para ella es una incógnita, y que da lugar al titulo.

Lisey además de luchar con un obsesivo y maniaco fan de su marido, tiene que atender a unas hermanas, a la cual más dispar en su comportamiento y carácter, al tiempo que sobrelleva el vacío, que la muerte de su marido ha dejado.

La narración posee algunos puntos o momentos en los que se vuelve lenta, sin embargo es una obra magnífica que en su mayor parte nos mantiene inmersos y sujetos a la trama, (claro es el Rey del suspense).
King aprovecha para "ensañarse" con esos autodenominados, expertos en literatura, que persiguen a toda costa, a los escritores afamados para obtener lo último, lo inmejorable del autor, cuando incluso el propio autor considera su producto como de escasa calidad o inacabado.

Es un libro magnífico, para rememorar al Stephen King de su primera época.

 Si yo fuera este libro, querría ser capaz de escribir "la historia de Lisey".