jueves, 3 de agosto de 2017

No hay cuervos de John Hart


Sinopsis
Con trece años, Johnny Merrimon tiene que enfrentarse a situaciones que ningún chico de su edad debería afrontar. En el año transcurrido desde la desaparición de su hermana melliza, Alyssa, su mundo se ha venido abajo: su padre les ha dejado y su frágil madre se encuentra inmersa en una espiral de autodestrucción. Pero Johnny se mantiene fuerte. Provisto de un mapa, una bicicleta y una linterna, acecha a todo hombre fichado por abusos en el Condado de Raven. La policía puede que haya renunciado a encontrar a Alyssa, pero él nunca lo hará. Alguien, en algún lugar, sabe algo y lo está ocultando...
Solo una persona se preocupa por Johnny: el detective Clyde Hunt, que comparte su obsesión por el caso. Pero cuando el chico es testigo del atropello y muerte de un motociclista, e insiste en que la víctima fue asesinada porque había encontrado a Alyssa, incluso Hunt cree que ha perdido la cabeza.
Entonces otra niña desaparece... y un exconvicto misterioso y gigante, que parece psíquicamente perturbado, llega a su pueblo repitiendo como un mantra: «No hay cuervos, no hay cuervos...» y le cuenta a Johnny una historia de violencia que se remonta a cien años atrás...
Reseña
No es fácil catalogar este libro; tenemos ante nosotros una historia a caballo entre 'las aventuras de Tom Sawyer' de Mark Twain y 'la milla verde' de Stephen King.

No hay cuervos es una emocionante aventura para el lector. Una novela en la que la trama está perfectamente hilvanada, y todos los personajes son creíbles.
El autor nos traslada a las vivencias de un niño atormentado por la desaparición de su hermana y de su padre, el cual, busca desesperadamente encontrarla.
Por otro lado, el otro personaje principal es el policía del pueblo, atormentado por no poder haber encontrado a la hermana del chico, y que lucha desesperadamente por proteger al niño de sus propias obsesiones, a la par que combate contra sus demonios internos y las trabas de sus superiores.

La novela se centra en una pequeña población donde conviven personas sin escrúpulos, criminales, mezclados con policías honrados y gente de lo más variopinta, donde todos los protagonistas están entrelazados entre sí, por finas líneas de secretos y vergüenzas ocultas.

Una historia con tintes de misterio sobrenatural, donde se entremezcla el pasado y el presente, a través de rituales tribales amerindios, y la más pura creencia entre lo que es el bien y el mal, y de que todo al final tiende al equilibrio.

La amistad, la valentía, el compañerismo e indudablemente, la tenacidad es una constante en cada página.

Algo sucede con este libro, en cada capítulo, sobre todo al principio, pensamos que la trama va a ir por unos derroteros distintos, y al final todos los hilos convergen en un desenlace claro, que no deja cabos sueltos, donde todo tiene una explicación, salvo un único hecho, que da precisamente esa gota de misterio a la narración.
Es un libro muy recomendable, ya que se lee fluidamente, con una prosa fácil, sencilla y muy agradable al lector, y que posee un equilibro entre los diálogos y las descripciones perfectas.

Si yo fuera este libro, me escondería entre las toallas para que me llevasen a disfrutar de un placentero día de playa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario