lunes, 26 de marzo de 2018

La librería del señor Livingstone de Mónica Gutiérrez


Sinopsis
Agnes Martí es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood... Una comedia muy feelgood, con un toque Wodehouse irresistible. Un homenaje de la autora a sus libros y escritores favoritos. "—¿Qué está leyendo? Agnes le mostró la cubierta de "Por no mencionar al perro", de Connie Willis. —Primero habrá leído la novela de Jerome. —Tal y como usted me recomendó. —Buena chica —El señor Livingstone consultó su reloj de bolsillo y decidió dar la tarde por concluida—. Parece que hoy no vamos a vender más libros. Los londinenses creen en una leyenda no escrita que asegura que es mucho más divertido concentrar todas las compras en la hora anterior al cierre de la librería, el 24 de diciembre. ¿Por qué no aprovecha y va a esa exposición en la Tate, de Turner y sus malditas ruinas griegas, por la que suspiraba ayer? —¿No le importa que me marche antes? —se animó con la propuesta. El señor Livingstone miró significativamente su pipa y su precioso libro ilustrado y la observó por encima de las gafas sin montura. —Podré con el estrés. —¿Por qué no me acompaña? —Los ingleses no vamos a exposiciones de Turner, preferimos otras actividades más ennoblecedoras como la caza del zorro o el críquet —bromeó el librero—. Pero ahora que menciono al pintor, me recuerda que si quiere seguir sentándose en estos sillones y mantener intacto su honor, debe leer esto..."

Reseña
Un libro que me fue recomendado con gran acierto por el blog de Susurros de bibliotecas.

La autora con su narrativa, consigue arrancarnos casi desde el principio y de una manera ininterrumpida, una sonrisa que llega en ocasiones a convertirse en carcajadas, dadas las acertadas combinaciones de citas de libros, conocidos por parte de los protagonistas.

Los personajes tocan la fibra sensible del lector, y siempre de una manera extraordinariamente optimista; así nos vemos atrapados en una historia que transmite una sensación de felicidad constante, un interés en la lectura y seremos como Indiana Jones, estaremos buscando entre los diálogos, cuál será la frase, la cita literaria que nos regalará el señor Livingstone.
Este personaje,  merece ser el protagonista del titulo, indudablemente, puesto que nos guía a través de su amor a los libros, contagiando como si fuera una epidemia el deseo de leer más los clásicos, sobre todo ingleses, tales como son Charles Dickens, Shakespeare y Barry, Mary Shelley, Percy-bysse Shelley, Lewis Carroll, J. R.R. Tolkien entre otros muchos.

Cada protagonista, aunque son pocos, aporta una gota de pensamiento positivo y realista, siempre desde su punto de vista y su forma de vivir, nos contagia su deseo constante de ver todo positivamente.

El escenario y los ambientes son descritos con sencillez, con una perfecta combinación de adjetivos que crean una idílica atmósfera para cada una de las situaciones.

Lo único que tiene de inconveniente este libro, es que nos deja un enorme vacío al acabar de leerlo, desearía que la historia continuara.

Si yo fuera este libro, querría ser leído por su protagonista, escuchado por el niño, y cuidado por el Sr. Livinstog, bajo la cúpula luminosa de Moonligh Books.

4 comentarios:

  1. Tengo que animarme con este libro :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca había leído nada dentro de este género que fuese tan divertido. Te animo a que la leas y después ya me contarás.

      Eliminar
  2. ¡Ohhh! Me encanta eso de sentirse como Indiana Jones :-))) Muchísimas gracias por tus amables palabras sobre "La librería del señor Livingstone". Entre Susurros de bibliotecas y tu estupenda reseña me habéis puesto una sonrisa enorme en los labios. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, tu novela se lo merece, nos ha hecho pasar muy buenos ratos.

      Eliminar