sábado, 25 de marzo de 2017

Los rostros de Victoria Bergman 01. Persona de Erik Axl Sund


Sinopsis


La psicoterapeuta Sofia Zetterlund está tratando a dos pacientes especialmente difíciles: Samuel Bai, un niño soldado de Sierra Leona, y Victoria Bergman, una mujer de mediana edad con un profundo trauma infantil.
Entre tanto, en un parque del centro de Estocolmo aparece un cuerpo mutilado. ¿Quién es el joven de origen extranjero? ¿Ha sufrido terribles abusos? En primera instancia, la policía le da poca prioridad al caso. Sin embargo, muy pronto tiene lugar otro asesinato de características similares que hace pensar que tal vez se trate de un asesino en serie.
La inspectora Kihlberg y la terapeuta Zetterlund se verán formando equipo en la resolución de este y otros casos. A medida que su relación se estrecha, tendrán que enfrentarse a las mismas preguntas: ¿cómo es posible que en una persona afloren semejantes rasgos de inhumanidad?, ¿cuándo es la víctima la que se convierte en depredador?


Reseña


Siempre me ha gustado la novela descrita como policíaca nórdica, sus oscuros personajes, independientes, con sus problemas personales, traumas y conflictos laborales, su batalla interior constante entre el deber y su pasión por descubrir al malhechor.
Esta novela es un exponente, algo atípico, dentro del género, nos encontramos todos estos elementos, pero lo más destacable en este caso es que también el ‘malvado’, el serial-killer tiene sus conflictos internos, su inquietante forma de ser. Muy en la línea de Millenium de Stieg Larsson, tenemos varios hilos que nos cuentan el trasfondo y la causas que son el motivo del comportamiento del criminal.
Muy bien escrito, este libro forma parte de una trilogía, posee un buen equilibro entre los hechos narrados y la descripción de los mismos. La dinámica es perfecta. La intriga generada es adictiva.
Al principio, nos puede parecer que tiene un desarrollo algo caótico, cuesta un poco hacerse con la narración, pues incluye saltos en el tiempo y de los lugares donde transcurre la trama, jugando con diversos sucesos y hechos acontecidos por los protagonistas, que son aparentemente inconexos.
El libro atrapa, tiene una brillante descripción de la psicología criminal y del comportamiento humano, posee, asimismo, algunas escenas que nos plantean crudamente, la psique de los criminales, y sus justificaciones.
Como curiosidad, Erik Axl Sund es el seudónimo de dos autores, sin embargo, no existe fisura alguna en la trama que delate esta situación, es totalmente coherente y está bien desarrollado.
Los personajes, no están estereotipados, no son grandilocuentes ni son exageradamente dramáticos, son personas normales y corrientes, con conflictos reales, normales y completamente creíbles.
Si os gusta el género, os lo recomiendo, es a mi parecer uno de los mejores libros que he leído.

Si fuera este libro, procuraría, no encontrarme con nadie tan malvado, tan ‘tenebroso’ y tan perdido en su psique.



1 comentario:

  1. Me han llamado mucho la atención las portadas y creo que con tu reseña, se han bajado las pocas barreras que me frenaban.
    Me gusta la novela policíaca aunque reconozco que la nórdica no me llega a convencer del todo, aún así, me atrae lo que comentas del equilibrio entre los hechos narrados y las descripciones y sobre todo que los personajes se alejen de los clásicos arquetipos.

    Un beso.

    ResponderEliminar