miércoles, 19 de octubre de 2016

Engañar a la muerte de Maryse Rivière


Sinopsis

No hay suficiente agua para ahogar a un hombre, ni madera para una horca, ni tierra para enterrarlo.Oculto en la dura Irlanda, un librero de Montmartre intenta escapar a su destino. En realidad, se trata de un asesino en serie perseguido por las policías francesa —que le había dado por muerto— e irlandesa, que se escabulle como los espectros en el fondo de los pantanos, se fusiona con la niebla, languidece en los bares. Sombras y luces de leyendas celtas, misterios del alma irlandesa, el corazón de la acción policial…

Reseña

De la sinopsis poco podemos decir, bueno, más bien mucho, es de esas que son ‘mucho ruido y pocas nueces’, me engaño completamente.
De los protagonistas principales, se puede decir que son claramente dos, definidos:
El malo, malísimo, el perseguido, el asesino en serie, criminal por compulsión, le intentan dar una imagen de culto, la verdad que podían haber explotado un poquito más esa faceta, o por lo menos ser original en su ‘modus operandi’, con todo lo que llevo leído y lo visto en pelis, sobre malos, pues éste se queda como un mero aprendiz de serial killer. 
El bueno buenísimo, el policía incomprendido, agobiado por sus jefes, y por yo qué se, porque la verdad es que no queda nada explicado, ni de su vida, ni sus pensamientos, ni su forma de ser policía.
Ninguno me convence, ni siquiera me explico, que parte de la faceta humana quería definir, la autora al crearlos.
La historia pésima, llena de tópicos, irlandeses muy irlandeses, los del I.R.A. muy independentistas, y los grupos revolucionarios/independentistas Bretones, se quedan como eso, simples nominados, grupúsculos nombrados, sin relevancia alguna.
Libro lleno de siglas, pero más por llenar caracteres que por decir algo, lo cual es triste, puesto que en su mayor parte lo que se genera es un sinsentido en muchos párrafos.
Y de la autora podemos decir que debe ser admiradora de la cultura irlandesa, que sabe de ella, pero que no cuenta nada interesante. Simples pinceladas de mitos irlandeses, nombres de algunos dioses, costumbres y forma de ser, pero la verdad, para lo que cuenta, me ojeo unas cuantas postales o una revista de viajes.
La idea del argumento es buena, serviría para una película, pero la verdad en este libro, ni se desarrolla, ni se explota.
Lo peor: el final se ve venir, y no solo del malo, sino de todos los personajes. La trama es tremendamente previsible.


Si yo fuera este libro, me quedaría cerradito, en un rincón de la biblioteca, escondido; no fuese que me usaran para calzar, una silla.




1 comentario:

  1. Hola sí de vez en cuando nos tenemos que topar con lecturas que no nos convencen ni nos hacen disfrutar, es casi imposible que alguna no se cruce en nuestro camino. Yo no suelo leer la sinopsis de los libros y menos antes de comenzar la lectura, nunca sabes lo que te pueden decir, en ocasiones muchas cosas y a veces parece que hablarán de otro libro. No lo conocía pero ya veo que no me pierdo gran cosa. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar